Saltar al contenido

Dispensador de agua para garrafas: ¿cuál comprar en 2018?

Si estás buscando un dispensador de agua para garrafas, saldrás de aquí con el que quieres. Como siempre, preguntamos a los lectores que habían comprado uno en los últimos meses que votaran su modelo.

Estos fueron los 7 ganadores con mejor puntuación según los usuarios que nos leen.

Bestseller No. 3
Dispensador de agua manual para garrafas de MovilCom | Bomba compatible con botellas (PET) de 2,5,...
  • Tan solo habrá que poner el dispensador MovilCom en la abertura de la garrafa, bombear el agua con la palma...
RebajasBestseller No. 4
Orbegozo DA 5525 - Dispensador de agua fría, 65 W
  • Dispensador de agua fría y del tiempo
Bestseller No. 5
Balvi H2O dispensador de Agua con Capacidad DE 5,5 litros en plástico PETG
  • PRÁCTICO. Diseñado para aprovechar bien el espacio en la nevera. Acabado transparente para ver la cantidad...
Bestseller No. 6
DISPENSADOR PARA GARRAFAS AGUA EDM
  • dispensador para garrafas agua Fabricante EDM
Bestseller No. 7
Del - Dispensador Manual de Agua para Garrafas - Adaptador Universal
  • Calidad Premium elaborado en resistente material ABS

Y ahora, vamos con la guía por si aún tienes dudas sobre cuál comprar.

Guía de dispensadores de agua para garrafas

El agua es la responsable de que haya vida en la Tierra. La vida surgió del agua. Dos tercios de la superficie de la Tierra son agua. Más del 60 por ciento del cuerpo humano es agua. El agua transporta, disuelve y nos repone.

Lleva nutrientes a lo largo del torrente sanguíneo, regula tu temperatura corporal, mantiene la energía de tus músculos, amortigua tus articulaciones y equilibra tus fluidos. Una disminución de sólo el seis por ciento del suministro de agua de tu cuerpo puede producir deshidratación, fatiga, nerviosismo, mareos, debilidad y dolores de cabeza.

Ahora bien, ¿cuánta agua deberías beber? Los médicos recomiendan beber entre 30 y 60 mililitros de agua por cada kilo que peses. Por ejemplo, si pesas 90 kilos, necesitarías entre 2,7 y 5,4 litros de agua al día, dependiendo del calor y de tu nivel de actividad.

Una persona de 90 kilos que viva en climas cálidos requeriría una cantidad próxima a los 5,4 litros, mientras que otra que viva en un clima frío podría arreglárselas con 2,7 litros.

Una forma sencilla de aumentar tu ingesta de agua es instalar un dispensador de agua para garrafas en tu casa o tu oficina. Estos dispensadores proporcionan agua con un gran sabor sin más que apretar un botón.

Además, la mayoría de los modelos modernos no sólo ofrecen agua fría para refrescarte, sino también agua caliente para preparar sopas, café, té, cacao y otras bebidas. Existen distintos tipos de dispensadores de agua para garrafas, cada uno con sus propias ventajas.

Así que antes de decidirte por uno en concreto, averigua cuál es el que prefieres y el que se adapta mejor a tu casa o tu trabajo.

Tipos de dispensadores de agua para garrafas

Dispensadores de agua de carga superior

Un dispensador de agua para garrafas de carga superior es sencillo de utilizar y en la práctica casi no requiere mantenimiento. En su momento estaban pensados sólo para proporcionar agua fría. Sin embargo, hoy en día la mayoría de ellos dispensan tanto agua fría como caliente.

Además, los nuevos modelos de dispensadores de agua también incluyen una tercera opción: agua del tiempo, que dispensa agua a temperatura ambiente.Se trata del tipo de dispensador de agua para garrafas más antiguo y habitual.

dispensador de agua para garrafasLa garrafa de agua se coloca encima de la unidad, y el agua se vierte en el depósito situado por debajo. La mayoría son compatibles con garrafas de agua de 10 o 20 litros, las cuales se pueden rellenar o comprarse mediante un servicio de reparto de agua.

Los dispensadores de agua de carga superior son famosos por provocar derrames, ya que es necesario quitar el tapón antes de cargar la garrafa en el dispensador. Para solucionar este problema, la mayoría de los dispensadores modernos incluyen una punta en la parte superior que perfora el tapón de la garrafa al colocarla en el dispensador, para que así el agua pueda salir.

De esta forma, el agua permanece dentro de la garrafa hasta que ésta se inserta de forma segura en la parte superior del dispensador, evitando así que te mojes.

Dispensadores de agua de carga inferior

Para usarlo, abre el armario, encaja la boquilla de la base en la parte superior de la garrafa de agua y luego introduce ésta en la base de la unidad. La boquilla está conectada a la bomba de agua, que se activa automáticamente. Toda la operación se puede completar en menos de un minuto. Un dispensador de agua para garrafas de carga inferior es similar a uno de carga superior.

La diferencia es que en vez de cargar la garrafa por arriba del dispensador, se deja en un armario situado en la base y el agua se bombea a un depósito. Los dispensadores de agua de carga inferior son una alternativa cada vez más popular a los dispensadores tradicionales.

El motivo es que te ahorran el esfuerzo de levantar pesadas garrafas de agua para rellenar el dispensador. Una garrafa de 20 litros pesa 20 kilos, por lo que levantarla puede ser agotador y provocar una lesión muscular si se hace de forma incorrecta. De esta forma, un dispensador de agua para garrafas de carga inferior te evita esta carga.

Dispensadores de agua de sobremesa

Si te gusta la idea de disponer de agua al instante pero no tienes el espacio necesario para colocar un dispensador de tamaño completo, un dispensador de agua para garrafas de sobremesa puede ser tu mejor opción.

Normalmente, estos dispensadores pueden albergar garrafas de 7,5 y 20 litros. Como ocurre con sus contrapartes de tamaño estándar, la mayoría de estos dispensadores incluyen un compresor que calienta y enfría el agua. Por lo tanto, podrás disfrutar de las mismas ventajas sin tener que sacrificar una gran cantidad de espacio en la cocina.

También son asequibles y requieren poco mantenimiento. Algunos incluso están diseñados sin capacidad de refrigeración. Por lo tanto, se trata simplemente de depósitos cerámicos o plásticos que dispensan agua a temperatura ambiente. Estos dispensadores están diseñados para poder llevarlos contigo, de manera que puedas disfrutar de agua filtrada cuando estás de picnic o en otras actividades al aire libre.

Dispensadores de agua de grifo

Los dispensadores de agua de grifo son más caros que los tradicionales, pero tienen un funcionamiento más asequible. En vez de comprar garrafas nuevas de agua cada mes, estos dispensadores obtienen el agua directamente de una tubería.

Para garantizar la calidad del agua, estos dispensadores están equipados con una amplia variedad de filtros incorporados que eliminan el cloro, los sedimentos, los metales pesados, los compuestos orgánicos volátiles y otros contaminantes dañinos. De esta manera, el agua que dispensan tiene un sabor tan puro y limpio como el agua embotellada.

La única desventaja es que son más caros que otros dispensadores de agua para garrafas. No sólo son más caros al comprarlos, sino que es necesario que un fontanero los instale y los conecte a una tubería de agua. Pero la buena noticia es que, una vez que están instalados, son extremadamente baratos de usar.

El agua del grifo cuesta alrededor de 0,2 céntimos de euro por litro, en comparación con los 0,30-0,35 euros por litro del agua embotellada. Por lo tanto, utilizar durante unos meses un dispensador de agua de grifo puede ahorrarte cientos de euros en comparación con un dispensador de agua para garrafas de carga superior o inferior.

Dispensadores de agua filtrada

Los filtros de ósmosis inversa hacen pasar el agua a través de una membrana semi-permeable que atrapa los sólidos inorgánicos disueltos en ella, como la sal, el calcio, el hierro, el mercurio, el plomo, el arsénico, el cianuro y el cloruro.

Una vez que estos contaminantes se eliminan del suministro de agua, se desechan mediante el desagüe para evitar que se acumulen dentro del dispensador y vuelvan a contaminar el agua. La ósmosis inversa hace pasar el agua a través de los filtros usando la presión del agua, sin electricidad. Por lo tanto, su funcionamiento no cuesta nada.

Los dispensadores de agua filtrada combinan las ventajas de los dispensadores de garrafas con carga superior y los de agua del grifo. Disponen de todas las características estándar de un dispensador de agua, pero incluyen sistemas de filtración que eliminan los sedimentos, los malos olores, el cloro y otros productos químicos. Los sistemas de filtrado más habituales son los de ósmosis inversa y carbón activado.

Los filtros de carbón activado están hechos de capas de gránulos de carbón. El carbón es extremadamente poroso, lo que hace que tenga una gran superficie por unidad de volumen. A medida que el agua pasa a través del carbón, los contaminantes se adhieren a su superficie o se quedan atrapados en sus poros. El carbón puede atrapar partículas tan pequeñas como 0,5 micrómetros, unas 200 veces más pequeñas que un grano de arena.

Una nueva opción de filtrado para dispensadores de agua de carga superior consiste en utilizar garrafas rellenables de agua filtrada. Se trata de garrafas de varios litros que se colocan como las normales encima del dispensador de agua para garrafas. Luego hay que verter agua por arriba y, a medida que desciende, pasa a través de un filtro de carbón que elimina los contaminantes perjudiciales.

Entonces, el agua se vierte en un depósito como es habitual. Estas garrafas se pueden rellenar indefinidamente usando agua corriente del grifo, y se adaptan a la mayoría de los dispensadores de agua de carga superior. Por lo tanto, son una manera asequible de ahorrar tiempo y dinero.

Cómo limpiar tu dispensador de agua para garrafas: guía paso a paso

Tener un dispensador de agua para garrafas en tu casa o tu oficina es una manera fantástica de estar seguro de que te mantienes hidratado y de que siempre tienes agua fresca a mano, tanto si prefieres una bebida fría como una taza de té caliente.

Ahora bien, para asegurarte de que tu dispensador de agua dura mucho tiempo y te proporciona agua fría o caliente saludable y exquisita, debes mantenerlo limpio. La forma más sencilla de hacer esto es limpiar el dispensador de agua siempre que cambies la garrafa de agua. Sin embargo, también puedes incluir un recordatorio en tu calendario para hacerlo cada dos o tres meses.

Entendiendo tu dispensador de agua para garrafas

Aunque algunos dispensadores de agua están conectados directamente a la fontanería de una casa u oficina, la gran mayoría utilizan una garrafa de agua de 20 litros. Estos dispensadores pueden ser de carga superior, en cuyo caso hay que poner boca abajo la garrafa sobre la máquina. También pueden ser de carga inferior, en los cuales la botella se sitúa de pie en el armario que sirve de base al dispensador de agua.

Un dispensador de agua para garrafas de carga superior deja que la gravedad haga la mayor parte del trabajo. Dispone de una válvula que se ajusta entre la garrafa y la máquina: cuando se gira el grifo, la válvula se abre y permite que el agua fluya hacia fuera de la garrafa, a través del dispensador y hacia tu vaso.

Por otro lado, un dispensador de agua para garrafas de carga inferior utiliza una bomba eléctrica para superar la gravedad y llevar el agua desde la garrafa hasta un depósito para dispensar agua caliente o fría. Incluye un conducto de agua adicional para poder dirigir el flujo, además de un sensor que detecta cuándo hay que llenar el depósito.

Dependiendo del tipo específico, tu dispensador de agua para garrafas tendrá una carcasa exterior de plástico blanco (o negro) o de acero inoxidable.

Antes de limpiar tu dispensador de agua para garrafas

En primer lugar, debes decidir qué disolución de limpieza prefieres utilizar. Puedes optar por desinfectar tu dispensador de agua para garrafas usando lejía o vinagre blanco. Las dos son formas perfectamente seguras y eficaces de matar los gérmenes y hacer que tu máquina se libre de todo el moho.

Por lo tanto, tu elección dependerá sobre todo de la esencia que prefieras o de los productos que tengas más a mano. En cualquier caso, no recomendamos usar jabón suave u otros limpiadores químicos, ya que pueden influir en el sabor del agua embotellada.

Cómo limpiar tu dispensador de agua con lejía sin fragancia

Puedes preparar una disolución suave de lejía para desinfectar tu dispensador de agua para garrafas mezclando 4 litros de agua del grifo con una cucharada de lejía sin fragancia. Remueve bien, asegurándote de que la lejía no te salpica en la ropa y de que llevas puestos guantes de goma limpios.

Como limpiar tu dispensador de agua con una disolución de vinagre

Si prefieres utilizar vinagre para limpiar tu dispensador de agua para garrafas, utiliza vinagre blanco normal. Añade 1 litro de vinagre en un caldero y rellénalo con 3 litros de agua templada. A continuación, remueve bien.

Cómo limpiar un dispensador de agua de carga superior

Limpiar un dispensador de agua para garrafas de carga superior no es demasiado difícil, aunque es mejor dejarlo para cuando la garrafa esté vacía y haya que quitarla de todas formas. Así que sigue estos pasos para limpiar y desinfectar tu dispensador de agua con la disolución de limpieza que hayas elegido:

  1. Desenchufa el cable de alimentación de la toma de corriente. Esto resulta crucial para evitar descargas eléctricas y para que puedas moverte alrededor del dispensador sin tropezar con los cables.
  2. Quita la garrafa de agua. Una vez que la válvula y la parte superior de la garrafa de agua estén expuestas, inspecciónalas en busca de hongos o suciedad que se haya acumulado. Si fuera necesario, limpia estas partes usando papel de cocina. Para las manchas difíciles, prepara una pasta con agua y bicarbonato de sodio a modo de abrasivo suave para eliminar cualquier suciedad usando un cepillo de fregar. Luego empapa una esponja limpia en la disolución de limpieza y limpia cuidadosamente la zona donde la garrafa se une con el dispensador.
  3. Quita la punta para la garrafa. Si tu dispensador de agua dispone de una punta que perfora la garrafa de agua cuando la instalas, quita esta pieza. Enjuágala debajo del grifo y luego límpiala usando tu disolución desinfectante. Aclara cuidadosamente y deja que se seque.
  4. Limpia el protector contra goteo. Si es posible, quítalo junto con cualquier otra bandeja o soporte que sostenga el vaso de agua debajo del grifo. Enjuaga estas piezas debajo del grifo y luego lávalas con cuidado usando tu disolución de limpieza. De nuevo, si notas que hay moho o manchas difíciles, frota de forma más enérgica con la pasta de bicarbonato de sodio. Aclara bien y deja que se sequen.
  5. Desinfecta el depósito. Vierte el resto de la disolución de limpieza en el depósito por la parte superior del dispensador. Deja que repose durante un tiempo de entre tres y cinco minutos antes de vaciar la disolución a través de los grifos. Puedes alternar entre los distintos grifos para asegurarte de que ambos conductos están limpios.
  6. Aclara el depósito. Vierte 7-8 litros de agua limpia en el depósito y vacíalo usando cada uno de los grifos. Cuando se haya vaciado, añade 3-4 litros de agua y pruébala. Si detectas un sabor a vinagre o un olor a lejía, añade otros 7-8 litros de agua limpia, vacía y vuelve a probar.
  7. Vuelve a montar las piezas y enchufa. Cuando consideres que el agua sale limpia, vuelve a colocar las piezas y pon una garrafa nueva. Enchufa la máquina y deja que enfríe el agua durante un tiempo de entre 30 minutos y una hora antes de usarla.
  8. No te olvides de limpiar la bandeja de goteo, ya que es inevitable que tenga agua. Así que quita la tapa de dicha bandeja y elimina el exceso de agua usando un trapo. Luego límpiala con la disolución de vinagre o lejía. Seca tu dispensador de agua usando un paño sin pelusas.

Cómo limpiar un dispensador de agua de carga inferior

Limpiar un dispensador de agua para garrafas de carga inferior es bastante similar a limpiar uno de carga superior. Para ponerte manos a la obra necesitarás la misma disolución de limpieza y un embudo.

  1. Desenchufa el cable de alimentación de la toma de corriente. Esto es fundamental para evitar descargas eléctricas y para que puedas moverte alrededor del dispensador sin tropezar con los cables.
  2. Quita la garrafa de agua. Reserva esta garrafa para preparar tu disolución de limpieza. También tendrás que vaciar cualquier resto de agua que haya en el depósito abriendo los grifos y dejando que el agua salga a una cacerola o un caldero vacío.
  3. Prepara tu disolución de limpieza en la garrafa de agua. Utiliza un embudo para añadir la lejía o el vinagre a la garrafa, luego añade el agua y agita suavemente para que se mezcle bien.
  4. Conecta la garrafa de limpieza. Instala la garrafa llena de disolución de limpieza y deja que el depósito se llene con dicha disolución. Deja que la mezcla repose durante un tiempo de entre cinco y diez minutos para desinfectar el depósito.
  5. Vacía el depósito. Vacía la disolución de limpieza mediante los grifos hasta que no quede nada. Desecha la disolución de limpieza.
  6. Aclara el depósito. Vuelve a llenar la garrafa vacía con agua limpia y deja que se llene de nuevo el depósito. Si detectas un sabor a vinagre o un olor a lejía, añade otros 3-4 litros de agua limpia, vacía y vuelve a probar.
  7. Vuelve a colocar las piezas y enchufa. Cuando te parezca que el agua está limpia, vuelve a montar las piezas que hayas quitado y pon una garrafa nueva de agua. Enchufa la máquina y deja que enfríe el agua durante un tiempo de entre 30 minutos y una hora antes de usarla.
  8. No olvides que es necesario limpiar la bandeja de goteo, ya que será imposible evitar que se moje. Para ello, quita la tapa de dicha bandeja y quita el exceso de agua usando un paño. A continuación, límpiala usando la disolución de lejía o vinagre. En cualquier caso, seca el dispensador de agua usando un trapo que no deje pelusa.

Ten en cuenta que algunas máquinas pueden ser diferentes. Además, deberías consultar el manual del fabricante para obtener más detalles sobre cómo solucionar cualquier problema que pueda surgir, así como para limpiar y mantener tu dispensador de agua para garrafas.

Si esta información ya no está disponible, los pasos descritos funcionarán para la gran mayoría de dispensadores con el fin de mantenerlos impecables y funcionando correctamente.

En cuanto sepas lo que tienes que hacer, limpiar tu dispensador de agua te resultará una tarea rápida y sencilla. Es buena idea convertirla en un hábito al cambiar el agua. De esta manera, podrás disfrutar de agua limpia y saludable siempre que uses tu dispensador de agua para garrafas.

Ocuparse de estas tareas básicas de mantenimiento te garantizará que tu dispensador de agua te proporcione años de servicio y que mejore tu calidad de vida en general.

Dispensador de agua para garrafas: ¿cuál comprar en 2018?
5 (100%) 5 votes