Saltar al contenido

equipaje y mochilas

Llevar una vida aventurera y cosmopolita supone tener cierto bagaje. Bueno, o al menos equipaje.

Si tus maletas han recorrido muchos kilómetros, comprar unas nuevas puede ahorrarte dinero en el largo plazo. Y llevar el tipo correcto de maletas que se adapten a las normas sobre equipaje de las aerolíneas actuales te ayudará a evitar tasas adicionales y te permitirá cumplir con las restricciones sobre equipaje de mano y los límites de peso en facturación.

Pero averiguar qué maleta comprar no es sencillo. Con infinidad de estilos, tamaños y precios para comparar, la tarea puede resultar abrumadora. Así que para ayudarte a llegar a destino en tu decisión sobre qué maleta comprar, te explicaremos todo lo necesario sobre los distintos tipos de maletas. Por lo tanto, ten en cuenta estos factores antes de decidir sobre tu compra.

Cosas básicas sobre maletas

Decide cómo la usarás

¿Es para volar, viajar en coche, navegar o para otra finalidad? Para viajar en avión, familiarízate con las normas de equipaje de las aerolíneas de las que pienses ser cliente habitual.

Si es para hacer viajes por carretera, busca maletas que sean lo bastante flexibles como para maximizar el espacio en tu maletero. Para viajes en barco (en los que se apila el equipaje en la bodega antes de zarpar), lo óptimo es usar maletas planas y rígidas.

Considera cómo la guardarás

Cuando las maletas lleguen a casa, ¿dónde las pondrás? Las maletas rígidas son las más implacables: no puedes estrujarlas en un lugar para guardarlas.

Por otro lado, las maletas flexibles y con estructura ceden algo en la parte frontal y trasera, pero la superficie que ocupan es fija. Si no dispones de espacio para guardar una maleta, puede que tengas que limitarse a las bolsas de viaje o a las nuevas maletas plegables. Por lo tanto, cuando decidas qué maleta comprar, piensa dónde vas a guardarla.

Determina el tamaño que necesitas

Esto dependerá fundamentalmente de la duración de tu viaje y, si vas a volar, de las restricciones sobre equipaje de la aerolínea. También depende de tus propios hábitos. Algunas personas pueden llevar suficiente para dos semanas entre el equipaje de mano y el objeto personal de debajo del asiento.

Tipos de maletas

Hazte esta pregunta: ¿cuántas maletas necesitas de verdad y qué tamaños cubrirán todas tus necesidades?

Equipaje de mano

El equipaje de mano es el que puedes llevar a bordo del avión y guardar en el compartimento superior. Para evitar verte forzado a facturar tu maleta y tener que recogerla luego de la cinta transportadora, compra una maleta que se ajuste a las normas más estrictas de la industria.

Aunque las medidas máximas que se permiten dependen de cada aerolínea, las más habituales suelen ser de unos 56 centímetros de alto por 36 de ancho por 23 de profundidad.

Por otro lado, el tamaño lineal máximo suele ser de unos 114 centímetros, pero ninguna de las dimensiones puede superar las medidas mencionadas.

La altura es la medida desde el suelo, incluyendo las ruedas, hasta la parte superior del asa cuando está plegada. Por otra parte, la profundidad es la medida desde la parte frontal a la trasera. Finalmente, la anchura es la medida de lado a lado.

Algunas aerolíneas permiten un equipaje de mano más grande. Sin embargo, para los vuelos internacionales el límite de tamaño suele ser menor que para los vuelos domésticos.

Si vuelas con frecuencia usando distintas aerolíneas, tendrás que decidir si quieres comprar varias maletas que se ajusten a los distintos límites de tamaño, o si usarás sólo una que se adecue a las normas más restrictivas.

Pero ni siquiera usando una maleta que se ajuste a las normas tendrás garantizado que la tuya no acabe relegada a la bodega del avión. Esto se debe a que la tripulación puede imponer más restricciones, incluso después de que haya empezado el embarque.

Objeto personal

El objeto personal se refiere al equipaje que guardas bajo el asiento situado frente a ti en el avión. Incluye maletines, bolsos de mano, bolsas para guardar ropa al vacío o de portátiles, y mochilas pequeñas.

Pero puedes sacar el máximo provecho de tu objeto personal si compras una maleta específicamente diseñada para esta finalidad.

Estas maletas suelen ofrecer compartimentos para tu pasaporte, tu teléfono, un bolígrafo y tu cartera. También incluyen una sección acolchada para un ordenador portátil y una sección principal para ropa y cosas esenciales para pasar una noche.

Muchos de estos objetos personales situados debajo del asiento pueden servirte para una salida de uno o dos días. Cuando se combinan el objeto personal y el equipaje de mano, mucha gente tiene suficiente para un viaje de una semana.

No hay un tamaño estándar para el objeto personal. Dependiendo de la aerolínea y de las características del vuelo, las reglas sobre medidas van desde unos generosos 46x20x36 centímetros a unos más escasos 43x23x25 centímetros. Incluso hay aerolíneas que no especifican dimensiones.

Además, lo que cabe debajo del asiento puede incluso variar dentro del mismo avión. Los asientos de pasillo tienen la mala fama de disponer de la menor cantidad de espacio libre en la parte inferior.

Así que antes de decidir qué maleta comprar para llevar tu objeto personal, revisa las especificaciones de varias aerolíneas. También puedes comprobar las guías sobre llevar mascotas a bordo: pueden dar una idea razonable sobre la altura que hay desde el suelo hasta la parte inferior del asiento.

Equipaje grande

Cualquier maleta que exceda las medidas del equipaje de mano debe ser facturado. En este sentido, las opciones de tamaños más habituales van desde los 60 a los 76 centímetros.

Puedes encontrar maletas que llegan a los 91 centímetros, pero comprueba los límites de tamaño de la aerolínea. Suele haber un límite de peso, y se cobran tasas adicionales por exceso de peso en cada maleta.

En vuelos internacionales, es posible que apliquen restricciones sobre el peso total del equipaje que factures.

¿Flexibles o rígidas?

A la hora de decidir qué maleta comprar, debes tener en cuenta que las maletas flexibles siguen dominando el mercado, pero las rígidas están ganando popularidad rápidamente gracias a los nuevos materiales ligeros.

Maletas flexibles

Las maletas flexibles o blandas están hechas de tejidos que se mueven y ceden, normalmente de algún tejido de nylon como la cordura o el nylon balístico.

El balístico es el más brillante de los dos, y con el tiempo puede desgastarse, aunque las abrasiones no afectan a su resistencia. La cordura es un poco más suave y resistente a las abrasiones, y es preferible para las bolsas que se llevan sujetas al hombro.

Si estás considerando comprar una maleta hecha de nylon ripstop (o material de paracaídas, resistente a las rasgaduras), asegúrate de que se trate de un tejido con una cantidad elevada de deniers. Ahora bien, el denier es una unidad que mide el peso, no la calidad.

Ventajas: suelen tener un peso más ligero y se pueden flexionar y comprimir para adaptarse a espacios reducidos. Esta flexibilidad también te permite exprimir su capacidad para meter más ropa (lo que puede ser una desventaja si tiendes a meter demasiadas cosas).

Además, un material blando puede ser la diferencia entre mantener la maleta a bordo o tener que facturarla. La flexibilidad de la tela también resulta útil al guardar la maleta en el maletero de un coche o para almacenarla en casa.

Inconvenientes: no protegen tanto como las rígidas, y son vulnerables a las rasgaduras (accidentales o intencionadas) si no son de buena calidad.

Maletas rígidas

Hoy en día, las maletas rígidas están hechas de plásticos de alta tecnología, como el ABS y el policarbonato, que son ligeros y duraderos. El ABS es el más ligero, pero el policarbonato dura más.

Sin embargo, el material más duradero, aunque también el más pesado, es el aluminio. A veces las maletas rígidas tienen una abertura dividida por la mitad, lo que te permite guardar equipaje en ambos lados y estabilizar el contenido usando una correa en forma de X o un divisor.

Por otro lado, dado que se cierran como si fueran una concha, necesitas el doble de superficie para abrirlas. La mayoría de las maletas rígidas están hechas así, pero hay algunas que tienen una abertura en la parte superior.

Ventajas: son las mejores para proteger contenidos frágiles, y proporcionan mayor seguridad gracias a las cerraduras integradas. Además, tampoco se pueden rasgar usando una cuchilla.

La mayoría de las maletas rígidas de plástico compuesto se cierran con una cremallera, por lo que pueden ser vulnerables. Por contra, las maletas de aluminio suelen tener cerraduras en vez de cremalleras.

Por otro lado, las maletas rígidas se apilan fácilmente, lo que hace que resulten ideales para viajes en barco, en los que se apila el equipaje en la bodega antes de zarpar. Además, si tiendes a meter demasiadas cosas, una maleta rígida te servirá para ponerte límites.

Esto se debe a que es imposible llenarlas en exceso. Si se usan como equipaje de mano, son una garantía de que se ajusten fácilmente a los límites de tamaño de tu aerolínea.

Inconvenientes: se rayan y arañan fácilmente y no son flexibles, así que no puedes meter cosas a presión. Además, necesitas un espacio de almacenamiento fijo para guardarlas. Por otro lado, hay pocas maletas rígidas que dispongan de bolsillos exteriores.

Maletas con ruedas

Las maletas con ruedas suponen al menos dos tercios de todas las ventas actuales de maletas. Así que si piensas llevar tu equipaje rodando, tu primera decisión será si comprar una maleta de dos o cuatro ruedas.

Maletas de dos ruedas

Las maletas con dos ruedas, también llamadas rollers, usan el mismo tipo de ruedas que los patines en línea: sólo ruedan hacia atrás o hacia delante, no lateralmente. De esta manera, la maleta rueda detrás de ti a medida que tiras de ella usando el asa extensible.

Ventajas: las ruedas están empotradas, lo que evita que se rompan cuando la maleta no se manipula con delicadeza. Para los viajeros urbanos, estas maletas son mejores que las de cuatro ruedas para superar bordillos y rodar sobre superficies irregulares como aceras o suelos adoquinados.

Inconvenientes: algunos viajeros se quejan de que la posición que hay que usar para arrastrar la maleta puede provocar dolor de hombro, muñeca o espalda.

Además, puede ser incómodo arrastrar una maleta de dos ruedas en un sitio en el que haya mucha gente, ya que necesitas cierto espacio entre ti y la maleta. Por otro lado, las ruedas empotradas consumen espacio de almacenamiento en el interior de la maleta.

Maletas de cuatro ruedas

En las maletas de cuatro ruedas, también conocidas como spinners, cada rueda gira 360 grados como si fuera un carrito de la compra. Puedes empujarlas, tirar de ellas, llevarlas a tu lado y girar en cualquier dirección.

Ventajas: son más fáciles de llevar en sitios con poco espacio. Si la maleta es pesada o grande, puede que sea más fácil de manejar con cuatro ruedas. Además, desde un punto de vista ergonómico, estas maletas son una mejor opción que las de dos ruedas porque no ejercen presión en tu hombro.

Inconvenientes: las ruedas están montadas de forma externa, no empotradas, así que son vulnerables a las roturas (según los expertos, las ruedas unidas con tornillos son más seguras que las que usan remaches).

Además, estas maletas ocupan un valioso espacio en el compartimento superior de los aviones, ya que la longitud de las ruedas se incluye en las dimensiones totales permitidas. Por otro lado, una maleta de cuatro ruedas no se quedará en su sitio en una cuesta: tendrás que tumbarla sobre uno de los laterales si el suelo tiene la más mínima pendiente.

Maletas sin ruedas

Cuando te plantees qué maleta comprar, es posible que quieras prescindir de las ruedas en estas circunstancias:

  • Para asegurarte de que dispones del máximo volumen interior posible. Esto se debe a que tanto las ruedas como la estructura del asa consumen espacio.
  • Esperas llevarte la maleta a lugares con superficies irregulares, arenosas o heladas, donde las ruedas son difíciles de controlar.
  • Nunca tendrás que llevar tu propio equipaje, como ocurre en un tour de lujo.

¿Ha llegado el momento de comprar algo mejor? Algunos consejos de compra

Coge una cinta métrica

No prestes atención a las etiquetas o anuncios que indiquen “equipaje de mano oficial”. No hay ninguna regulación que dicte el tamaño del equipaje de mano: las aerolíneas imponen sus propias restricciones, y los límites pueden variar entre aerolíneas e incluso entre aviones.

Así que conoce las reglas de las aerolíneas con las que tengas pensado viajar. Mide tú mismo las dimensiones y asegúrate de que las medidas tienen en cuenta todas las partes, incluyendo los bolsillos exteriores, las ruedas y las asas.

Sujeta el asa

Comprueba el ángulo de la muñeca y el tacto del agarre. Para lograr la mayor durabilidad, el asa debería retorcerse o temblar lo mínimo posible al tirar de la maleta. Además, comprueba que se pliegue y despliegue de manera fluida.

Muévela usando las ruedas

Las ruedas deberían girar con suavidad y quedarse en su sitio. Sacude suavemente las ruedas con las manos para asegurarte de que están sujetas con firmeza.

Comprueba la capacidad interior

Las medidas exteriores son importantes, pero no te olvides de tener en cuenta lo espacioso que sea el interior. Esto puede ser difícil, ya que muchos fabricantes no publican el volumen interior. Busca características que maximicen el espacio interior, incluyendo:

  • Bordes rectos: las esquinas curvadas sacrifican parte del volumen interior.
  • Compartimentos exteriores integrados: los compartimentos exteriores con cremallera deberían estar en el mismo plano geométrico que la parte principal de la maleta (las protuberancias malgastan espacio).
  • Sin ruedas ni asas: si de verdad necesitas aprovechar al máximo el espacio interior, renuncia a las ruedas y las asas. El motivo es que afectan al volumen almacenable total.

Comprueba la garantía

Si quieres que tu maleta te dure mucho tiempo, compra una con la mejor garantía del fabricante. Por supuesto, la mejor opción es una garantía de por vida que cubra la reparación o la sustitución de la maleta. Algunos ejemplos de fabricantes que ofrecen las mejores garantías incluyen:

  • Briggs & Riley
    • Boyt (sólo en algunas líneas de productos)
    • Eagle Creek (algunas líneas de productos)
    • eBags (marca blanca)
    • Lands’ End
    • L.L.Bean
    • Osprey
    • Travelpro (colección Platinum 7)
    • Victorinox (algunas colecciones)

Asegúrate siempre de comprobar los requisitos especiales que pueda tener la garantía, como las exclusiones por los daños provocados por las aerolíneas.

Compra online

Si no sueles comprar maletas y te encuentras con una oferta online, intenta encontrar primero la misma maleta en una tienda física para que puedas manejarla, moverla y levantarla con el fin de asegurarte de que sea adecuada para ti.

Anatomía de una maleta

A continuación te mostramos algunos consejos útiles sobre cosas a las que hay que prestar atención en cuanto a las características importantes de tu nueva maleta. De esta forma, tendrás más fácil decidir qué maleta comprar.

Cremalleras: lo importante son los dientes

Una cremallera puede provocar muchos problemas. Si se rompe cuando estás viajando, es posible que tengas que tirar la maleta. Hay dos tipos de cremalleras: de cadena y de espiral.

Una cremallera de cadena tiene dos conjuntos de dientes que se conectan entre sí, normalmente hechos de metal. Es mejor y más resistente que una cremallera de espiral, que desliza dos espirales paralelas que suelen estar hechas de poliéster.

Por otro lado, las cremalleras de cadena son mucho más difíciles de abrir por la fuerza que las de espiral, que se pueden abrir con un bolígrafo y volver a cerrarlas sin dejar rastro del delito.

Las cremalleras pueden ser indicativas de la calidad general de la maleta. Las cremalleras YKK son ampliamente consideradas en la industria como las más fiables del mercado.

Asas: coger y andar

Las maletas con ruedas, que suponen la mayoría del mercado, tienen asas retráctiles. Para mayor comodidad, busca que tengan longitud ajustable y agarre suave.

Un asa que se pliegue completamente en el interior de la maleta será menos susceptible a resultar dañada. Por otro lado, las maletas de dos ruedas pueden tener asas con uno o dos brazos.

Muchos viajeros prefieren un sistema de asa con dos brazos porque permite sujetar una maleta más pequeña al moverla, o bien un ordenador portátil, un maletín o un bolso cuando está parada.

Compartimentos: mantenlo todo separado

También hay que tener en cuenta la cantidad, tamaño y disposición de los bolsillos o los compartimentos de la maleta.

Hoy en día, muchas bolsas de viaje incluyen bolsillos acolchados dedicados para guardar un ordenador portátil, de forma que puedas evitar tener que llevar otra bolsa.

También hay otro tipo de compartimento que te permite guardar un traje sin tener que llevar un portatrajes separado. Por otro lado, debes recordar algo importante sobre los compartimentos: los bolsillos exteriores que sobresalen disminuyen el volumen total de espacio de almacenamiento (son parte de las dimensiones totales de la maleta) dejando vacíos los espacios adyacentes.

Peso: por qué es un motivo de preocupación

Los viajeros expertos saben perfectamente que viajar de forma ligera es más fácil que llevar mucho encima. Y cuando tienes en cuenta las tasas por equipaje, hay incluso más motivos para llevar menos.

Así que cuando te plantees qué maleta comprar, es una buena idea empezar por una maleta ligera. Los expertos recomiendan que una maleta sin ruedas pese entre 0,9 y 1,8 kilos, y que una con ruedas no pese más de 3,4 kilos.

Para viajar en avión, la mayoría del peso que lleves contigo debería ser el de tus pertenencias, no el de la maleta. Antes de irte, comprueba los límites de peso de tu aerolínea: no querrás tener que pagar una tasa debido a un exceso de peso en el equipaje facturado, y tampoco querrás tener que facturar un equipaje de mano que pese demasiado.

Características inteligentes

Las nuevas maletas incluyen funciones electrónicas incorporadas. Una maleta “conectada” sabe dónde está, cuánto pesa y quién puede manipularla.

Esto es posible gracias a funciones como el rastreo de la posición, las básculas digitales incorporadas, los cierres digitales y con reconocimiento de la huella dactilar, los sensores de proximidad, el rastreo de viajes y las fuentes de alimentación incorporadas.

Como alternativa, puedes crear tu propia maleta personalizada de alta tecnología añadiendo estos dispositivos electrónicos por separado a tus maletas analógicas.

Cierres

Para viajar a EEUU, los cierres de las maletas deben estar homologados por la TSA (Transport Security Administration, es decir, la Administración de Seguridad en el Transporte).

De esta manera, los agentes de seguridad pueden usar una llave maestra universal para abrir el cierre sin romperlo en caso de que tengan que inspeccionar físicamente los contenidos de tu maleta.

Una idea puede ser combinarlo con un cinturón monedero para guardar dinero. Esto junto con mochilas atirrobo te dan la seguridad de que lo tendrás todo bajo control.

Si vas a comprar un candado, el paquete afirmará si está homologado según la TSA. En el caso de los cierres integrados, la maleta incluirá una etiqueta con esta información.