Saltar al contenido

Estufas de leña baratas: ¿cuál es mejor comprar en 2018?

Si estás buscando estufas de leña barata pero también buenas has llegado al lugar indicado. Decirte que antes de ver la guía, analizamos decenas de modelos y preguntamos a nuestros lectores que habían comprado una que nota le daban a la suya.

Estas fueron las 6 ganadoras contrastando nuestros análisis con las votaciones de nuestros usuarios.

RebajasBestseller No. 1
Bestseller No. 2
Caja de 54 litros de madera de fresno seca, 25 cm de longitud, mejor leña, más tiempo de...
  • Kiln - Cenizas secas - listo para quemar luz - Secado en seco a menos del 20% de humedad
RebajasBestseller No. 3
Theca M118732 - Estufa de leña chapa mixta nº3 negro
  • Con manijas ergonómicas del tacto suave
RebajasBestseller No. 4
Ventilador de 4 aspas para estufa de leña o chimenea - Respetuoso con el medio ambiente [Clase de...
  • - El producto no necesita corriente eléctrica o pilas, funciona directamente con el calor producido por su...

Cuando vas a comprar una estufa de leña, tendrás dos fuentes de información para ayudarte con tu decisión. En primer lugar, dispones de la documentación del fabricante, que proporciona especificaciones de rendimiento. Por otro lado, tienes a tu disposición el consejo que recibas de los distintos vendedores que visites.

Hablando de vendedores, es posible que pienses que un vendedor quiere sacarte tanto dinero como sea posible, y puede que haya algo de verdad en eso, pero la realidad es más compleja. Los vendedores experimentados quieren que estés tan contento con tu compra que se lo cuentes a tus amigos para que ellos también compren.

Eso significa que un buen vendedor se esforzará al máximo para satisfacer tus objetivos con la estufa correcta. Por lo tanto, no hay ningún vendedor que quiera que vuelvas quejándote de que la estufa es demasiado grande o pequeña, o que no es adecuada. Un buen vendedor puede ser tu recurso más valioso.

Una vez que hayas recopilado algunos folletos sobre estufas, te darás cuenta de cuáles son los datos que proporcionan de manera estándar, algunos de los cuales pueden ayudarte en tu decisión de compra.

Antes de comprar estufas de leña baratas

Material

estufas de leña baratasLas dos opciones principales de materiales son el hierro fundido (o fundición) y el acero soldado. No hay ninguna diferencia en cuanto a rendimiento de calentamiento entre ambos, de modo que la decisión que tomes tendrá que ver con la estética y el precio.

Las curvas elegantes y los relieves con patrones artísticos hacen que las estufas de hierro fundido sean agradables a la vista, como si fueran muebles nuevos y baratos de calidad para calentar la casa. Sin embargo, pagarás un precio más elevado.

Además, es necesario restaurar las estufas de hierro fundido cada pocos años para sellar las juntas entre los paneles, de manera que no haya fugas de aire que hagan que el fuego se descontrole. Por contra, al igual que las barbacoas de hierro fundidolas estufas de acero soldado tienen un aspecto más sencillo, pero son más baratas.

En lo que respecta a la durabilidad, hoy en día no hay mucha diferencia. Las estufas de fundición solían tener la ventaja de que cualquier pieza que fallase debido al estrés térmico podía ser sustituida.

Pero en la actualidad, tras haber aprendido la lección, los fabricantes reputados de estufas de leña han diseñado sus productos para que las piezas internas sometidas a un estrés elevado puedan reemplazarse. Esto es algo a lo que hay que estar atento a la hora de comprar.

A veces, las estufas de leña baratas no están diseñadas para ser usadas durante años de forma continua durante el invierno y pueden tener piezas soldadas, así que lo inteligente sería pedirle al vendedor que te enseñe qué piezas son reemplazables.

Algunas estufas de gama alta están fabricadas con paneles de esteatita en los laterales, en la parte trasera y en la superior.

Los fabricantes de estufas de esteatita las promocionan afirmando que mantienen el calor durante muchas horas, por lo que amortiguan las inevitables subidas y bajadas de temperatura de una estufa de leña. Por supuesto, esa afirmación tiene algo de cierto.

Sin embargo, estas estufas tardan más en calentarse, así que el calor que almacenan tiene un precio. Por otro lado, se puede conseguir más o menos el mismo efecto añadiendo masa a la instalación usando una base y unas paredes de ladrillo o piedra en el lugar donde se coloque la estufa. El hecho de que una estufa esté hecha con esteatita no es necesariamente una buena razón para comprarla, a menos que tenga otras características que quieras y que te guste de verdad su aspecto.

Tecnología de combustión

El debate sobre combustión catalítica o no catalítica se ha prolongado a lo largo de más de veinte años. Ambos enfoques han demostrado ser eficaces, pero hay ciertas diferencias en cuando a rendimiento.

En la combustión catalítica, los gases de salida pasan a través de una placa cerámica con estructura de panal de abeja y recubrimiento catalítico situado en el interior de la estufa, donde se queman. De esta forma, se puede generar una salida de calor constante y prolongada. Todas las estufas catalíticas tienen un regulador de tiro activado mediante una palanca que se abre para encenderla y cargarla.

Esto, combinado con la necesidad de que la estufa esté caliente antes de aplicar la superficie catalítica, tiende a hacer que el funcionamiento de estas estufas sea algo más complicado. Por otro lado, el elemento catalítico se degrada con el tiempo y hay que sustituirlo, aunque su duración depende fundamentalmente del usuario.

Con una utilización cuidadosa, el elemento catalítico puede durar más de seis temporadas. Sin embargo, si la estufa se calienta demasiado, se quema basura y no se realiza el mantenimiento adecuado, el elemento catalítico podría fallar incluso en dos años.

Por otra parte, como sugiere su nombre, la combustión no catalítica no utiliza un elemento catalítico. En vez de eso, crea un entorno favorable para quemar el combustible dentro de la cámara de combustión.

Hay tres características clave para crear dicho entorno: el aislamiento de la cámara de combustión, un deflector para desviar el flujo de aire y la introducción de aire de combustión precalentado a través de agujeros pequeños situados alrededor de la parte superior de la cámara de combustión.

Las estufas no catalíticas tienden a producir una curva de salida de calor más acentuada, pero sus usuarios las valoran por la impresionante belleza del fuego que crean. Las condiciones buenas para la combustión incluyen una temperatura elevada, por lo que será necesario cambiar el deflector y otras piezas internas de vez en cuando a medida que se deterioran por el calor.

Así que, ¿cuál es la mejor estufa de leña? ¿Catalítica o no catalítica? Parece que poco a poco el mercado va optando por las no catalíticas, ya que algunos fabricantes generalistas han tomado esa dirección. Sin embargo, algunas de las estufas de leña de gama alta más populares siguen usando combustión catalítica.

Ambas opciones tienen sus ventajas y sus limitaciones, además de legiones de usuarios leales que aseguran que su tipo de estufa (catalítica o no) es mucho mejor que el otro tipo. Y ambas tienen una combustión hasta un 90 por ciento más limpia que las estufas tradicionales.

Emisiones

Existen unos límites obligatorios en cuanto a la emisión de humos, que son más restrictivos para las estufas de leña catalíticas. Esta diferencia en los límites reconoce que las estufas catalíticas funcionan genial cuando están nuevas (al igual que cuando se las somete a pruebas), pero el elemento catalítico se degrada con el uso.

De este modo, cuando llega el momento de cambiarlo, las emisiones son mucho mayores que las de una estufa no catalítica, cuyo rendimiento no tiende a degradarse tanto con el uso. Por lo tanto, puedes asumir que no hay una diferencia real en cuanto a las emisiones medias de humo entre las estufas catalíticas y no catalíticas.

Por esto un detector de humo barato siempre va bien para combinarlo con las cosas que tener dentro del portfolio de cosas de hogar.

Hoy en día, todas las estufas y chimeneas empotradas de leña (y algunas chimeneas de fábrica) cumplen con dichos límites, y muchas están certificadas para determinados rangos de emisiones por debajo del límite.

Los niveles de emisiones de las estufas certificadas son cifras fiables que se pueden comparar entre modelos. En cualquier caso, una ligera variación en las emisiones de humo no es relevante para el usuario en la calefacción del día a día de una casa real.

Eficiencia

No cabe duda de que la eficiencia mucho más elevada que proporcionan las avanzadas estufas certificadas es importante en el uso cotidiano. De media, las nuevas estufas son alrededor de un tercio más eficientes que las viejas estufas de antaño.

Eso supone un tercio menos de coste si compras la leña, o un tercio menos de cortar, transportar y almacenar si la cortas tú mismo. Aunque esta mayor eficiencia es consecuencia de los límites obligatorios de emisiones, ha supuesto algo positivo tanto para el medio ambiente como para los usuarios de estufas de leña.

Por desgracia, ninguno de los valores de rendimiento realmente útiles que se muestran en los folletos están estandarizados ni regulados, así que no son fiables cuando se comparan entre sí. Estos valores incluyen la eficiencia, la potencia, la capacidad de calefacción y el tiempo de combustión.

Por ejemplo, no hay una normativa que exija informar de las eficiencias de las estufas de leña, aunque en la burocracia se asignan de forma predefinida distintas eficiencias para las estufas catalíticas y no catalíticas. Algunos fabricantes pagan para realizar pruebas de eficiencia independientes y muestran las cifras resultantes en sus folletos promocionales.

Pero como los métodos para realizar pruebas de eficiencia no están estandarizados ni regulados, no puedes estar seguro de que las cifras estén basadas en las mismas pruebas y cálculos. Por otro lado, parece que todas las estufas certificadas tienen una eficiencia superior al 60 por ciento, y algunas pueden proporcionar al hogar hasta un 80 por ciento del calor potencial del combustible.

Esto es mucho mejor que las estufas de leña baratas de baja tecnología y sin certificar, muchas de las cuales ofrecen eficiencias del 50 por ciento o inferiores. Por otro lado, una eficiencia superior al 80 por ciento no es deseable porque supone que los gases de salida tienen una temperatura baja. Esto implica un tiro débil y el riesgo de que se produzca la condensación del vapor de agua, lo que daña la chimenea.

Potencia

Muchos fabricantes listan una potencia máxima indicada en kilovatios (kW), y las estufas de leña más populares tienen una potencia de entre 7,3 y 23,4 kW. Sin embargo, esta cifra puede llevar a engaños. En primer lugar, no debería usarse a menudo una estufa a su máxima potencia porque podría dañar sus piezas internas.

Por otro lado, una casa de tamaño medio sólo necesita entre 1,5 y 5,9 kW de forma continua, incluso cuando hace frío. Por lo tanto, puede ser suficiente con usar estufas de leña baratas. Algunos fabricantes utilizan la potencia medida usando maderas blandas, mientras que otros utilizan maderas duras, lo que puede hacer que la estufa alcance una potencia pico superior.

Otra forma en que estas cifras pueden ser engañosas es que las estufas no catalíticas tienen a producir una mayor potencia pico. Sin embargo, esto no significa que sean capaces de generar más calor a lo largo de un ciclo de combustión de ocho horas, que es un indicador más relevante del rendimiento.

El resultado de todo esto es que no puedes comparar la potencia de distintas estufas porque las especificaciones no están estandarizadas y no son fiables.

Capacidad de calefacción

Los fabricantes de estufas de leña siempre afirman cuántos metros cuadrados es capaz de calentar un modelo concreto. Algunos de ellos, de forma astuta, proporcionan rangos amplios (como entre 100 y 200 metros cuadrados) o sugieren la superficie máxima que podrá calentar la estufa.

El motivo de dar un rango tan amplio y cifras tan imprecisas es que una misma estufa podría calentar una vivienda de 200 metros cuadrados en una zona templada pero sólo 100 metros cuadrados en un clima frío. No sólo eso, sino que una casa vieja podría tener el doble de pérdidas de calor que una nueva del mismo tamaño en la misma zona climática.

Además, si tu casa está dividida en muchas habitaciones pequeñas, es probable que no puedas mover el calor por la casa, de forma que la especificación sobre el número de metros cuadrados será inútil en tu caso.

Y por último, una estufa de leña que queme maderas blandas como el pino generará mucho menos calor por cada carga de la cámara de combustión que si quemase maderas duras como el castaño. Obviamente, las especificaciones de capacidad de calefacción basadas en la superficie de la vivienda no son fiables.

En términos prácticos, considerando todas las variables, hay estufas de leña de tres tamaños: pequeñas, medianas y grandes. La forma de la cámara de combustión afecta al volumen útil, así que puede haber algunas excepciones a esta guía aproximada.

  • Las estufas pequeñas poseen una cámara de combustión con un volumen de menos de 60 litros, y pueden ser aptas para calentar una habitación grande o una cabaña pequeña de temporada. Por lo tanto, suelen corresponderse con las estufas de leña baratas.
  • Las estufas medianas tienen una cámara de combustión con un volumen de entre 60 y 85 litros, y son adecuadas para calentar casas pequeñas o medianas.
  • Las estufas grandes poseen una cámara de combustión con un volumen mayor de 85 litros, y son aptas para calentar casas algo más grandes con espacios diáfanos o con más fugas de calor.

Por supuesto, todas las consideraciones relativas al tamaño deben tener en cuenta tu tipo de casa, la zona climática y la calidad del combustible. La elección del tamaño adecuado de una estufa para unas condiciones y objetivos específicos es algo en lo que el consejo de un vendedor experimentado de estufas de leña resulta especialmente útil.

Tiempo de combustión

¿Durante cuánto tiempo se quemará una única carga de leña en una estufa concreta? La única respuesta razonable es: depende. El tiempo de combustión depende del tipo de leña y el contenido de humedad, y de cuánto calor hace falta durante la combustión. Siempre va bien combinarlo con humidificadores baratos por ejemplo

Según mi experiencia, una estufa de leña mediana o grande con un tamaño adecuado según todos los aspectos explicados anteriormente proporcionará una combustión fiable durante toda una noche quedando con suficientes brasas como para encender un fuego por la mañana.

Las estufas pequeñas pueden o no proporcionar una combustión que dure toda una noche, pero no suelen ser prácticas como sistema de calefacción principal de toda una casa.

Una ventaja de las estufas catalíticas es que las buenas pueden proporcionar una velocidad de combustión más baja durante un periodo de tiempo más largo que las no catalíticas, y pese a ello realizar dicha combustión de forma limpia.

Pero la desventaja de estos tiempos de combustión largos es que el vidrio de la puerta tiende a ensuciarse cuando se utilizan velocidades de combustión bajas. En otras palabras, usar una estufa que afirme tener un tiempo de combustión de diez horas puede no ser mejor o más conveniente que usar una que proporcione una combustión de ocho horas.

Longitud del leño

No pienses que una estufa con capacidad para leña de 50 centímetros es realmente más grande o mejor que otra en la que quepan troncos de 45 centímetros. La longitud estándar de la leña para estufas es de 40 centímetros, sobre todo porque es la longitud más práctica de manejar.

Cualquiera que diga que es fácil levantar, apilar y cargar leña de 50 centímetros es más grande y más fuerte que yo. También soy consciente de que muchas mujeres usan estufas de leña y sospecho que, de media, la fuerza de sus muñecas y antebrazos se aproxima más a la mía que a la de un leñador corpulento.

Por otro lado, conocer la longitud máxima de la leña es útil porque, para poder cargarla de forma cómoda, la cámara de combustión debería ser unos siete u ocho centímetros más grande que el leño medio.

Hay muchas otras características que es posible que quieras tener en cuenta. Entre otras, si la estufa de leña tiene un recogedor para las cenizas, una superficie para cocinar, si puede funcionar abierta colocando un salvachispas, etc.

También se pueden considerar asuntos relacionados con el aspecto como que tenga la puerta y las molduras cromadas, que use un pedestal en vez de patas, y las distintas opciones de colores. Ninguna de estas características afecta al rendimiento de calefacción, pero puede influir en lo que disfrutes de la estufa.

Por lo tanto, si buscas estufas de leña baratas, podrás prescindir de algunos de estos elementos para conseguir un precio más asequible sin renunciar al rendimiento.

Orientación en la cámara de combustión

La manera en que los leños están orientados en la cámara de combustión tiene un gran efecto en cómo se queman y en la cantidad de calor que puede generar una estufa a lo largo de la combustión. Cuando busques estufas de leña, toma nota de cómo deberían orientarse los leños.

Una estufa con una orientación este-oeste tiene una cámara de combustión que es más ancha que profunda. De esta forma, a través del vidrio de la puerta ves los laterales de los leños. Sólo es posible utilizar alrededor de la mitad del volumen de la cámara de combustión de una estufa este-oeste. Esto se debe a que, si la cargas demasiado, los leños pueden caerse contra el vidrio de la puerta.

Por otro lado, una estufa con una orientación norte-sur posee una cámara de combustión que es más profunda que ancha. Por lo tanto, lo que ves a través del vidrio de la puerta son los extremos de los leños. En este caso es posible usar todo el volumen de la cámara de combustión, ya que la leña no se puede caer hacia delante. Por lo tanto, una estufa norte-sur tiene más capacidad de calefacción que una este-oeste del mismo volumen.

El tema de la orientación de la cámara de combustión puede o no ser algo que te cuente el vendedor. Sin embargo, es probablemente más importante (junto con el volumen de la cámara de combustión) de cara a tu satisfacción a largo plazo que otros factores que suelen considerarse al elegir una estufa.

Por otro lado, hay estufas de leña con un suelo que es más o menos cuadrado, de forma que se pueden cargar con orientación este-oeste o norte-sur. Ésta es una buena característica en una estufa de leña que se vaya a usar para calentar en serio una casa.

Guía de compra de estufas de leña

Decide si necesitas una estufa independiente o una chimenea empotrable

Existen básicamente dos tipos de estufas de leña en el mercado: estufas independientes y chimeneas empotrables o encastrables.

Las estufas de leña independientes suelen incluir muchas más funciones. Aunque estas estufas a veces pueden caber en un hogar de ladrillo, las chimeneas empotrables son perfectas si el único sitio bueno del que dispones para instalar una estufa es un pequeño hogar de ladrillo ya existente.

Elige la estufa de leña del tamaño correcto

¿Cómo de grande necesitas que sea tu estufa? Hay varias estufas de leña a la venta que utilizan cámaras de combustión enormes de 85, 115 o incluso 140 litros. Pero con un aislamiento moderno y el calor suplementario de la mayoría de las casas actuales, estas estufas suelen ser excesivas.

Para una casa de entre 200 y 300 metros cuadrados, lo adecuado es una estufa de leña con una cámara de combustión de entre 55 y 70 litros. Si vas a calentar un espacio más pequeño, como un garaje o una cabaña, es posible que quieras probar a buscar estufas de leña baratas que sean incluso más pequeñas, de entre 30 y 40 litros.

Eficiencia, eficiencia, eficiencia

Una mayor eficiencia significa gastar menos en leña, dedicar menos trabajo a cortar y transportar leña, y un producto que es mejor para el medio ambiente.

Las estufas de leña antiguas tienden a ser poco eficientes y a malgastar la leña, por lo que muchos fabricantes no publican sus datos de eficiencia. Así que busca estufas de leña a la venta que estén certificadas con una eficiencia de un 70% o superior para sacarle el máximo provecho a tu dinero.

Por otro lado, algunas estufas nuevas, como la Catalyst de MF Fire, también incluyen un termostato inteligente que ayuda a evitar el sobrecalentamiento. Esto permite una mejora de la eficiencia de entre un 20% y un 25%. De esta forma, tendrás que cortar y apilar menos leña, además de hacer menos viajes al montón de leña durante las tormentas invernales.

Prepárate para el futuro: aire limpio y nuevas regulaciones

Atrás han quedado los días de las estufas salamandra que lo llenaban todo de humo. Los nuevos estándares de aire limpio han puesto el listón alto, y muchas de las estufas de leña que se venden actualmente podrían quedar obsoletas en un futuro próximo.

Sin embargo, algunos fabricantes siguen intentando dar salida a sus modelos más antiguos. Por eso, para conseguir la combustión más limpia y eficiente, busca estufas de leña que tengan unas emisiones inferiores a 2 gramos por hora.

Catalítica o no catalítica

Las estufas catalíticas son estufas de leña que usan un elemento de combustión catalítico para disminuir las emisiones. Sin embargo, cuando se introdujeron por primera vez en los 80, se ganaron una mala reputación.

Estas primeras estufas de leña mal diseñadas eran imposibles de encender, y usaban elementos catalíticos que olían mal y se estropeaban tras unas pocas temporadas. Sin embargo, las nuevas estufas catalíticas no tienen esos problemas.

La mayoría de las estufas catalíticas disponibles actualmente en el mercado son significativamente más limpias y eficientes que sus contrapartes no catalíticas. Por otro lado, los elementos catalíticos pueden durar 10 años o más. Y cuando hay que sustituirlos, los recambios suelen costar menos de 100 €.

Algunas estufas catalíticas pueden ser más difíciles de encender, pero también las hay que incluyen sistemas de encendido automático para que encenderlas sea más sencillo que nunca. Por lo tanto, pueden ser una buena opción incluso si estás buscando estufas de leña baratas.

A algunos les gustan inteligentes

Hoy en día, la tecnología está en todas partes: teléfonos, coches e incluso frigoríficos. Las estufas de leña modernas no son una excepción. Algunos modelos nuevos incluyen características que facilitan el encendido, permiten controlar de forma remota la combustión e incluso protegen a tu familia en caso de que se incendie la chimenea.

Comprar una estufa de leña con estas características modernas ayudará a los que ya tenemos unos años a trabajar un poco menos y a estar más tranquilos. Aunque las estufas de leña inteligentes suelen costar un poco más, estas funciones adicionales suelen merecer la pena.

Encuentra un instalador cualificado

Saber cómo comprar la estufa de leña adecuada no es suficiente. Si no está instalada de forma correcta, incluso las mejores estufas de leña darán malos resultados. Por lo tanto, resulta imprescindible que encuentres un instalador cualificado para que cuentes con todas las garantías de que tu estufa de leña funcionará de forma óptima y segura.

Programa la primera limpieza de la chimenea

Todas las estufas de leña necesitan un mantenimiento adecuado. Nosotros te recomendamos que limpies la chimenea al inicio de cada temporada, y puede que con más frecuencia si notas cualquier problema.

Como cada vez más gente pasa a usar estufas de leña, los deshollinadores suelen llenar sus agendas con rapidez. Después de comprar una estufa de leña, date prisa en programar dicha limpieza para asegurarte de que tu estufa funcione a la perfección.

Estufas de leña baratas: ¿cuál es mejor comprar en 2018?
5 (100%) 5 votes