Saltar al contenido

Nokia antiguo: ¿dónde y cuál deberías comprar en 2018?

¿Has estado pensando en comprar Nokia antiguo? Ya sea por la nostalgia o porque lo quieres como móvil de emergencia o extra como lo tengo yo, me “pateé” todo internet para encontrarlo al mejor precio. Fue en la siguiente tienda dónde encontré los de mejor calidad precio.

comprar nokia antiguo barato
Ver oferta en eBay

Precio: +29€
Valoración: opinión

Verlo me da una nostalgia… Bueno, supongo que por esto me lo compré como móvil de emergencia o para cuando me haga mayor y no quiera tonterías.

¿Sabías que volvieron a sacar el Nokia 3310 pero en una versión más moderna pero sin ser smartphone?

Bestseller No. 3
Fivechoice Worlds - Mini teléfono móvil bluetooth con marcador compatible con tarjeta SIM doble de...
  • 1. Idioma: inglés, francés, árabe, español, italiano, ruso, alemán, portugués, hindi, pulido, griego,...

Expandimos sobre si valen la pena o no (pista: sí), en nuestras comparativa de móviles antiguos.

Por qué mi teléfono favorito de todos los tiempos es un Nokia antiguo

Batería, fiabilidad y el Snake: el Nokia 3210 deja en evidencia al iPhone y sus colegas

El Nokia 3210 es mi teléfono favorito de todos los tiempos. También fue mi primer teléfono, y el dispositivo que inspiró toda una vida de pasión por la tecnología.

Eso se debe a que desde que el 3210 se fue, he estado deambulando perdido, oteando al océano de tecnología y esperando al barco que me trajera un teléfono que lo igualara en esplendor. Y aún sigo esperando.

Lanzado en 1999, el Nokia 3210 fue un triunfo del diseño: un teléfono notablemente entretenido y cautivador que llevó los móviles a una audiencia más amplia que nunca antes.

Aunque por desgracia no se lanzó en todos los países, en esa época Nokia lanzó otros teléfonos móviles igual de destacables, como el indestructible Nokia 3310.

Sin trampa ni cartón, el 3210 era un teléfono diseñado para todo el mundo. Con lo último pero fácil de usar, muy divertido pero tremendamente fiable.

En pocas palabras, era genial. En comparación, los smartphones modernos parecen vagos y escuálidos montones de silicio inútil. A continuación explicamos algunos de los motivos.

Asalto a las baterías

Un iPhone o un Galaxy no pueden pasarse más de un día sin pedir a gritos que los carguen. Sin embargo, el Nokia 3210, que tenía un peso de 151 gramos y era capaz de almacenar detalles de unos numerosos 250 contactos, no estaba ni de lejos tan necesitado.

Era un teléfono que se asemejaba a un lobo solitario e independiente que podía arreglárselas durante días sin tener que cargarlo.

E incluso cuando las reservas de energía se agotaban, en la omnipresente cultura Nokia del cambio de milenio, una batería agotada rara vez era un motivo de alarma.

Por entonces, Nokia era el rey indiscutible de los fabricantes de móviles: una opción sencilla para cualquiera que buscase un teléfono fiable y bien hecho.

Como tal, casi todo el mundo que conocía tenía un teléfono Nokia, por lo que nunca era difícil encontrar una batería compatible que pudiera cambiarse por la de mi leal 3210.

Si eras un joven con una mala capacidad de planificación, como era mi caso, la posibilidad de intercambiar y compartir baterías cargadas sólo durante el tiempo suficiente como para mandar unos pocos mensajes de texto cruciales era todo un salvavidas.

Y eso por no mencionar la omnipresencia del cargador Nokia de la vieja escuela. Durante algunos emocionantes años, este cargador podía encontrarse con certeza en los cajones de un montón de hogares.

La odiosa atenuación

El 3210 fue uno de los primeros móviles en deshacerse de la fea antena externa que plagaba los primeros teléfonos, y pese a ello era capaz de poder realizar llamadas de manera fiable.

nokia antiguoDimos por hecho esta característica hasta que surgió la era de los smartphones, cuando no tenías más que coger tu teléfono para provocar una atenuación fatídica de la señal.

Sin embargo, durante mi época con el fiel 3210, lo último que quería era hacer aburridas llamadas a la antigua usanza: ésta fue la época de la revolución SMS.

Los maravillosos días del T9

Este Nokia antiguo era una máquina de mandar mensajes de texto, con un teclado bellamente distribuido. Además, utilizaba el increíblemente elegante sistema de texto predictivo T9.

Para quienes se hayan olvidado del T9, o hayan alcanzado la edad de comprar un teléfono después de que disminuyera su popularidad (me acabo de dar cuenta de la cantidad de personas que entrarían en esa descripción, y de pronto me siento un poco viejo), era un sistema de entrada de texto maravillosamente simple desarrollado por una empresa estadounidense llamada Tegic.

Este sistema detectaba cuándo pulsabas una tecla para escribir cada letra, y un ordenador integrado averiguaba qué palabras pretendías escribir. Esto permitía introducir textos a gran velocidad, con una gramática perfecta. Si no hubiera sido por el 3210, que llevó el T9 a las jóvenes masas, toda una gnracin tdv staria scrbindo d sta frma. Grax T9.

Mejor que los teclados Qwerty de BlackBerry, mejor que las pantallas táctiles, mejor que Siri, Swype y Swiftkey, la introducción de texto con el Nokia 320 era un trepidante y hermoso traqueteo. Por casualidad, Tegic fue posteriormente adquirida por Nuance, la empresa de reconocimiento de voz que daría lugar a Siri.

La histeria de las carcasas

El Nokia 3210 carecía de acceso a una tienda con miles de aplicaciones, pero eso no le supuso un problema para inspirar todo un nuevo ecosistema de accesorios y extras digitales. Surgió toda una industria alrededor de la fabricación de carcasas baratas e intercambiables.

Además, pagando un precio adicional, podías enviar un mensaje de texto con un número que aparecía en la contraportada de una revista y reemplazar el logotipo del operador de telefonía de la pantalla principal por algo un poco más provocador. Un joven yo optó por un diminuto dragón pixelado. Sin embargo, el viejo yo no está orgulloso de ello.

El Nokia 3210 también disponía de un brillante modo Composer, que te permitía introducir de forma meticulosa las notas de éxitos musicales populares, ya fuera mediante prueba y error, copiando el código de un amigo o (de nuevo) recurriendo a la contraportada de una revista.

No digo que me pasara valiosas horas de mi juventud tecleando una versión monofónica de “Sex Bomb” de Tom Jones, pero digamos que no me pasé horas tecleando una versión monofónica de “Sex Bomb” de Tom Jones.

Arréglalo tú mismo

El Nokia 3210 se hacía añicos cuando se te caía. Pero no se estropeaba. Como ocurría con otros móviles Nokia de la época, sus piezas simplemente se separaban (parte frontal y trasera, batería y teclado), de manera que podías volver a montarlo en un momento.

Para mí es un misterio el motivo de que Nokia diseñase sus móviles a propósito para que explotaran en trozos de forma inocua, pero sin duda echo de menos ese diseño modular e indestructible.

Móvil-constrictor: por qué Snake era la aplicación estrella del 3210

Ahora bien, no me malinterpretes: el Nokia 3210 no era perfecto. Espera un momento, deja que lo compruebe otra vez… No, espera, sí que era completamente perfecto. Y la mayor expresión de su atractivo inmaculado era Snake, el mejor juego para móviles al que jamás he jugado.

jugando con Nokia antiguo
Aplicaciones que simulan jugar al Snake con el Nokia antiguo.

Era uno de los tres juegos incorporados (los mediocres Memory y Rotation nunca recibieron demasiada atención), pero el absorbente Snake hacía que pulsáramos de forma frenética los botones 2, 4, 6 y 8 de este Nokia antiguo para maniobrar un reptil hacia pequeños puntos de comida sin chocar con las paredes o con su propia cola.

Comer más comida hacía que la serpiente fuera cada vez más larga, aumentando la dificultad hasta el punto de convertir a un adolescente vago y taciturno en un prodigio con un pulgar musculoso.

Snake fue para Nokia lo que el Tetris fue para la Game Boy original: una aplicación genial por la que merecía la pena comprar un teléfono, además de enganchar de forma espectacular a una enorme cantidad de jóvenes entusiastas de los gadgets.

¿Volverá?

En los últimos años he oído a un montón de dueños de teléfonos quejarse de la poca duración de la batería de sus smartphones, o de lo fáciles de romper que son sus pantallas, a la vez que anhelan la simplicidad de antaño. Así que, ¿cabe la posibilidad de que veamos el regreso de móviles como el 3210? Es poco probable.

El 3210 se remonta a una época en la que los teléfonos eran sólo eso: teléfonos. Hoy en día, a un smartphone se le exige no sólo hacer llamadas y mandar mensajes, sino proporcionar todo tipo de distracciones digitales modernas.

Necesitamos ver contenidos de Netflix en cualquier lugar, de modo que los teléfonos necesitan pantallas grandes y frágiles; queremos hacer fotos de nuestra comida, por lo que deben incluir cámaras caras; queremos juegos espectaculares y fondos de escritorio que se muevan, los cuales necesitan procesadores prodigiosos y hambrientos de energía.

El ascenso meteórico de los smartphones es la prueba de que nuestras necesidades colectivas han cambiado.

Por lo tanto, no deberíamos esperar el retorno de esos días robustos y pixelados. Sin embargo, vivo con la esperanza de que un día nos obsequien con un teléfono tan completo, logrado y divertido que emule al 3210 en cuanto a su espíritu, si no en lo que respecta al hardware.

En busca de la buena voluntad

Hoy en día, la marca Nokia dista mucho de lo que llegó a ser. Cuando pienso en la enorme cantidad de buena voluntad que los dispositivos de calidad como el Nokia 3210 infundieron en la consciencia colectiva de mi generación (especialmente en Europa), esta situación parece imprudente, despiadada y absolutamente errónea.

¿Cuánto vale hoy en día un Nokia antiguo?

Resulta que tu viejo teléfono-ladrillo que tenías desde los diez años y que todavía guardas en el cajón de los cachivaches podría valer algo a día de hoy.

En efecto, algunos de los teléfonos de finales de los noventa y principios de este siglo que hoy en día parecen antiguos, son considerados como “clásicos” o “antigüedades” que se venden por una cantidad importante de dinero.

Según un estudio reciente, el 56,8 por ciento de la gente posee un teléfono antiguo, y los expertos afirman que algunos equipos “retro” valen una “pequeña fortuna”.

Así que si tienes algún móvil antiguo de los últimos 15-20 años, podría ser una buena idea ver por cuánto dinero se venden. Por ejemplo, tu Nokia antiguo podría venderse por entre 10 y 55 euros, el Motorola Razr V3 por 15-60 €, y el Sony Ericsson W88i por 30-50 €.

Otros teléfonos Nokia como el N95 podrían valer entre 60 y 90 euros, y por el 9000 podrían darte hasta 500 euros. Sin embargo, el mejor teléfono Nokia antiguo (si da la casualidad de que tienes uno) es el Nokia Mobira Talkman de 1981, que aparentemente vale unos increíbles 900 euros.

¿Recuerdas el teléfono Motorola de Dolce & Gabbana que era dorado y de tipo concha? Bueno, pues uno de ésos hoy vale 150 euros.

Pero el rey de todos los teléfonos vintage es el Motorola DynaTAC. Por uno de estos podrían darte unos estupendos 1000-3000 euros: no está nada mal.

Un HTC One podría hacer que te embolsaras 40-50 euros para tener más dinero para hacer regalos por Navidad, mientras que los iPhones antiguos de Apple hoy se venden por entre 150 y 1000 euros.

Los coleccionistas de móviles suelen hacer referencia a lo que nuestros viejos teléfonos significaron para nosotros cuando los compramos en su día.

De hecho, todos recordamos nuestro primer teléfono móvil, tanto si se trataba del emblemático Motorola DynaTAC que tenía el tamaño de un ladrillo y fue usado por Gordon Gekko en la película “Wall Street”, como si se trataba de un Nokia antiguo.

Han pasado más de 30 años desde que los primeros teléfonos móviles estuvieron disponibles comercialmente, y toda una generación de personas ha tenido un montón de teléfonos distintos con los años.

Encontrar un Nokia antiguo en el fondo de un cajón puede ser una experiencia evocadora. Las personas suelen recordar el teléfono que tenían durante los periodos importantes de sus vidas, como un trabajo concreto o unas vacaciones especialmente memorables. Es interesante que un trozo de tecnología pueda suscitar sentimientos en mucha gente.

Las personas albergamos recuerdos “cariñosos” sobre nuestros primeros teléfonos, o los más antiguos. Eso es algo habitual cuando se trata de un Nokia antiguo, como ocurre con el Nokia 3310 o el 3390.

Es difícil de creer que salieran al mercado hace tantos años y que fueran aparentemente los teléfonos más populares de esa época.

Sus características legendarias incluían una antena que no tenías que desplegar, un enormemente innovador (para la época) sistema de mensajes de texto, el uso de carcasas coloridas e intercambiables y, por supuesto, el emblemático juego Snake, que era el favorito de todo el mundo.

Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que haya muchas personas que sientan nostalgia por un Nokia antiguo. Esta marca revolucionó la industria en los noventa, y Nokia trabajó muy duro para hacer que los teléfonos móviles fueran accesibles para todo el mundo.

Los teléfonos Nokia eran asequibles, robustos y fiables, y al contrario de lo que ocurre con la mayoría de los smartphones actuales, a veces sólo era necesario cargarlos una vez por semana.

Gracias a Nokia, el teléfono móvil se convirtió en el dispositivo de electrónica de consumo más prolífico del planeta.

Si tienes un Nokia antiguo o cualquier otro teléfono de hace años que por desgracia no valga nada, puedes reciclarlo con varias organizaciones benéficas que dedicarán el dinero a una buena causa.

Así que lo mejor es que te pongas a cazar teléfonos móviles por tu casa, nunca sabes los tesoros ocultos que podrías desenterrar…

Nokia antiguo: ¿dónde y cuál deberías comprar en 2018?
5 (100%) 5 votes